viernes, 4 de mayo de 2012

Lectura 16: Respiración, salud y tabaco
El humo del tabaco contiene tres sustancias químicas peligrosas: Alquitrán, nicotina y monóxido de carbono. El alquitrán es una mezcla de varias sustancias que se condensa en los pulmones en una masa pegajosa que impermeabiliza los alvéolos pulmonares. La nicotina es un alcaloide que produce adicción con dependencia sicológica, se absorbe en los pulmones y actúa sobre el sistema nervioso, alterando la secreción de neurotransmisores. El monóxido de carbono reduce la capacidad de los glóbulos rojos para transportar oxígeno a todo el organismo, puesto que neutraliza la acción de la hemoglobina (proteína encargada de fijar el oxígeno en los glóbulos rojos)
Un fumador promedio que consume unos 20 cigarrillos por semana, comparado con un no fumador, tiene 14 veces más probabilidad de morir de cáncer de pulmón, garganta o boca; 4 veces más de fallecer de cáncer de esófago; el doble de morir de cáncer de vejiga; y también el doble de perecer de un infarto. Además, el cigarrillo es la causa principal de la bronquitis crónica y del enfisema. Aumenta el peligro de padecer neumonía e insuficiencia cardiaca. Fumar altera la presión sanguínea.
En el caso de la mujer, los efectos derivados de la píldora anticonceptiva, son mayores en las fumadoras. Una fumadora tiene más probabilidad de abortar o de parir hijos prematuros más delicados. La tasa de mortalidad neonatal de hijos de mujeres fumadoras es 30% superior al promedio. Asimismo, el tabaco tiene influencia en el desarrollo de la osteoporosis, el adelanto de la menopausia y en la pérdida de la salud de la piel.
Existe un riesgo para los no fumadores, por cuanto el contacto con el humo del tabaco aumenta el riesgo de enfermedades pulmonares.
Los órganos más directamente afectados por el tabaco son: Boca y garganta, por estar más en contacto con el alquitrán que es un carcinógeno; corazón y arterias, porque la nicotina aumenta la frecuencia cardiaca y la presión sanguínea; Además, el monóxido de carbono facilita el depósito de sustancias nocivas en las paredes de las arterias; el esófago, pues al inhalar el humo, parte de las sustancias nocivas se adhieren a sus paredes mucosas; los pulmones son los más afectados a corto, mediano y largo plazo, alterando la capacidad del pulmón para expulsar cuerpos extraños, para realizar el adecuado intercambio de gases, aumentando la secreción de moco y debilitando la resistencia del pulmón a las infecciones. Una vez una persona deja de fumar, los pulmones tardan unos 7 años en revertir el daño causado por el tabaco. Otro órgano que resulta afectado por el tabaco es la vejiga, puesto que es la encargada de almacenar transitoriamente los desechos filtrados de la sangre, entre los cuales están las toxinas el tabaco
Taller de lectura 16
  1. ¿Qué sustancias químicas peligrosas tiene el humo del tabaco?
  2. ¿Qué es el alquitrán y cuál es su efecto en el organismo?
  3. ¿Qué es la nicotina?
  4. ¿Qué efecto tiene la nicotina sobre el sistema nervioso?
  5. ¿Cuáles son los efectos del monóxido de carbono en el organismo?
  6. ¿Qué es la hemoglobina?
  7. Nombre 5 de las enfermedades que tiene más riesgo de padecer un fumador
  8. Nombre 5 de los riesgos que el tabaco representa para las mujeres
  9. Nombre las razones por las cuales los siguientes órganos son más directamente afectados por el tabaco: boca y garganta, corazón y arterias, esófago, pulmones y vejiga.
  10. ¿Qué efecto tiene el tabaco en las personas no fumadoras?
  11. En un dibujo, ubique los órganos más afectados por el tabaco en el organismo.





No hay comentarios: